Cuando un cabello cae, vuelve a crecer uno nuevo. Sólo si el folículo está muy atrofiado deja de producir cabello.
El tabaco y alcohol no sólo perjudica la salud del cabello sino la salud en general. El tabaco debilita el pelo, reseca la piel, etc.
Cuando en la zona de calvicie no sea posible la regeneración. El microinjerto sólo cubre la calvicie pero no detendrá la caída de cabello.
No existe una relación causa-efecto que confirme este hecho.
Mejora el metabolismo celular del folículo, y corrige las posibles alteraciones del cabello y cuero cabelludo.
No es perjudicial, siempre y cuando se utilice de una manera correcta.
Aumenta el metabolismo celular y el flujo sanguíneo del cuero cabelludo, consigue un cabello más sano e impide la caída excesiva. Además estimula su fase de crecimiento.
Es la estación del año donde el cabello cae con más abundancia. Cuando la caída es excesiva se puede regular con diferentes tratamientos capilares.
No existe una norma fija para saber con precisión la duración total del tratamiento, ya que éste depende de su evolución y pauta.
Es un fenómeno normal siempre que se produzca a un ritmo moderado, el problema aparece cuando la pérdida no se compensa con un crecimiento equivalente.
Estos productos obstruyen los folículos, debilitando el crecimiento del cabello.
Es importante lavar el cabello con frecuencia, siempre que se utilice un champú adecuado. La falta de higiene daña seriamente el folículo piloso.